Inicio ס Blog ס Educación para el Desarrollo Sustentable ס Una Semana llena de Experiencias e Intercambio

Una Semana llena de Experiencias e Intercambio

Las historias de éxito del día lunes constituyeron un espacio muy importante para contar parte del trabajo realizado y conocer los esfuerzos de otros compañeros, lamentablemente el tiempo es limitado y en ocasiones no se cuenta con la mejor habilidad para llegar a lo central, esperamos mantenernos en actitud de continuo  aprendizaje. Es importante pensar que cada uno hace esfuerzos destacables por aportar a su comunidad y en este sentido este curso es muy útil para llevar ideas que se materialicen en mejorar los frentes de trabajo de cada becario, siendo a la vez multiplicadores en otras organizaciones.

En este sentido se continua el trabajo de la tarde con el doctor Oved Kedem fue maravilloso, ante todo porque se nota que es un comprometido de enamorar a los individuos de la ciencia y que ha construido un largo y valioso camino, se esmeró por mantenernos animados y atentos. Es necesario abrir un contacto directo con él para que los interesados puedan dar más información, acceso a materiales y otros recursos que pueda aportar.

Posteriormente, el martes la experiencia artística generó espacios de concientización de la importancia de volver a la tierra, a las cosas simple de la vida, cómo jugar con el barro, la arena, el agua, la madera. En este sentido, la calidad educativa se puede ofrecer así no se tenga tecnología, cuenta la creatividad y el uso de lo que tenemos a nuestro alrededor. Actividades tan sencillas como construir un objeto, cocinar, compartir con los amigos, hablar de temas que surgen espontáneamente, generan fuertes lazos de comunicación, amistad y aprecio.

Una enseñanza muy valiosa por parte de Daniel Fradkin (David Yellin), es la necesidad que la educación de los jóvenes conecte las manos, el corazón y la mente, pues los maestros suelen enfatizar en la formación intelectual, a veces dejando en un segundo plano los valores y sentimientos y creo que le damos poca importancia al trabajo manual, que en la mayoría de los casos se limita a las artes y la educación física. Es posible resaltar que para formar Beethovens, Einsteins, Gandhis, etc. es imprescindible educar seres competentes que conecten manos, saber y afecto, durante todo su proceso formativo.

Siguiendo el hilo conductor del curso se realiza el encuentro con la Doctora Yael Barki, quien es una mujer comprometida por la sustentabilidad, principalmente en el campo educativo, pues transmite con pasión su sentir, siendo un gran ser humano sensible frente al bienestar de otros seres. La experiencia del Colegio Ma’ agan Michael, el compromiso de su Rector y la labor del director educativo de la zona, enseña la importancia de unir la labor educativa en torno a un sentir común que de identidad y sentido de pertenencia, también destaca la importancia del trabajo en equipo con la participación de la comunidad.

Finalmente, se realiza la visita al Garden House, el cual es un invernadero gigante donde se muestra de una manera innovadora y diferente la construcción de laboratorios, desarrollo de aulas de clase abiertas y la conformación de espacios de aprendizaje naturales que interactúan entre sí, en un ambiente que genera tranquilidad espiritual e invitan al trabajo relajado y productivo. La experiencia invita a romper esquemas físicos, mentales y a desafiar nuestra creatividad para que al retorno a los países de origen de los participantes se pueda contagiar para construir ambientes similares, de acuerdo a los recursos con los que dispone cada institución. 

Grupo 2- Wilson Alvarez Toro, Yamit Hurtado Neira, Gustavo Lara Oviedo, German Rodriguez Mogollón y Sergio Zabala Vargas