Una Nueva Ventana a la Ruta de los Educadores

La educacion es un  arma poderosa, la cual puede efectuar un enorme cambio, no solamente en el aprendizaje de un niño en particular, sino en el conjunto de la sociedad. Por medio de la educación es posible corregir fallas en la sociedad global, crear un ambiente pacifico y un mundo mejor para las futuras generaciones. Para lograr este ideal y comprender el verdadero poder de la educacion, es necesario adoptar un nuevo aspecto del  camino educacional.

A través de mi trabajo con los educadores de los países en desarrollo, soy consciente de los importantes cambios que se están produciendo dentro de los diferentes campos y dimensiones de la educación. Tales cambios han surgido en la última década e incluye cambios en los conocimientos, las creencias y las actitudes de los profesores; cambios en cómo los estudiantes se involucran con el contenido; y los cambios en la relación entre los estudiantes, maestros y padres de familia. Mientras que esos cambios están teniendo un impacto considerable e inmediato de la naturaleza de los sistemas educativos de todo el mundo, el mayor potencial, el usar la educación para incidir en la sociedad en general, sigue en gran medida sin cumplirse. en particular, sino en el conjunto de la sociedad. 

Estos cambios están relacionados con los cambios en los paradigmas pedagógicos que constituyen un requisito previo para la creación de un ambiente diferente en el campo de la educación y en todo el mundo. La literatura educativa pone de relieve la importancia de las creencias y las actitudes cambiantes de los docentes con el fin de crear un cambio sostenible a largo plazo (Fullan, 1993)

En mi experiencia, para lograr el cambio real y profundo y así aprovechar el verdadero poder de la educación, no se puede simplemente introducir una nueva herramienta o práctica. La vida en el aula debe ser reformada por completo y un nuevo modo de empoderamiento debe ser introducido. Con este fin, el educador debe adoptar un nuevo aspecto. El nuevo aspecto está diseñado para fortalecer no sólo al sistema educativo, sino también para empoderar tanto a profesores como a los alumnos a crear un desarrollo positivo y sostenible en toda la sociedad en su conjunto y asi realizar un cambio mayor en el mundo.

Una de las creencias fundamentales de la Centro Internacional de Capacitación Aharon Ofri es la necesidad de llegar a los procesos educativos en todo el mundo, en su totalidad y para presentar este nuevo aspecto. Al llevar a cabo dicha actividad, se considera cuidadosamente el hecho de que cada país es único y cada escuela se encuentra bajo a un proceso diferente de cambio de paradigmas educativos.

El nuevo aspecto se compone de tres conceptos principales. Voy a presentar cada uno a su vez.

En primer lugar, el componente principal es el de escuchar. El escuchar y no hablar, es el papel privilegiado del educador. No sólo debe extenderse a los niños, sino que también incluye a los demas profesores y a la comunidad en general. Escuchar es un arte, y su poder en la educación no debe ser subestimado. Para el niño que es escuchado, aprenderá más, y tal vez a través del poder de escuchar un pequeño milagro ocurrirá y así se faculta al alumno para lograr el cambio hacia una sociedad como un todo.

En segundo lugar, los educadores deben liderar con el ejemplo. La calidad de la educación impartida y su potencial para lograr cambios positivos en el resto del mundo depende de cada educador individual y está determinado por su personalidad y experiencias únicas. El objetivo del educador debe ser la de comprender la verdad en su propia personalidad y transmitir esta comprensión al alumno. (Buber en Hodes 1972: 146) En consecuencia, los educadores deben empezar por mirarse a sí mismos. Ellos deben preguntarse lo que es verdaderamente importante para ellos y examinar y mejorar su forma de actuar. Una vez que este proceso individual haya tenido lugar, la persona debe entonces ampliar sus horizontes para incluir esferas más grandes de la vida y, finalmente, el gran mundo que nos rodea.

Ver al educador como un líder es la esencia de la educación. El educador debe actuar como líder en todas las esferas. No puede haber verdadera educación centrada en los aspectos humanos si no se apoya en un enfoque holístico, basado en nuestra vida cotidiana, nuestro trabajo y nuestras creaciones. Este enfoque holístico es la razón principal por la que el educador debe adoptar un patrón de comportamiento diferente, que nosotros llamamos la mayordomía. Hay tres principios que se incluyen en el concepto de la mayordomía; el principio del pensamiento; el principio de la palabra y el principio de acción. Estos principios son las herramientas que el educador debe utilizar con el fin de ser un administrador eficaz y cambiar el entorno educativo.

En tercer lugar, en su papel de administradores, los educadores deben convertirse en aprendices de por vida. La idea de ser un aprendiz de por vida es un tema de actitud y se refiere a la búsqueda auto-motivada, permanente y por propia voluntad, del conocimiento. Después de varios años en el sistema educativo, es muy común convertirse en pasivo, perder la motivacion de cuestionar,  de explorar y de introducir nuevas ideas para el proceso educativo. Sin embargo, el nuevo enfoque exige que los maestros, como líderes de la educación moderna, constantemente traigan pasión y creatividad a su trabajo, convirtiéndose en un estudiante de por vida.

Este nuevo aspecto no depende de ningún plan de estudios, método o exámenes específicos, sino más bien se trata de dar al alumno directamente un sentido de identidad y de responsabilidad con el fin de entender que son parte de una unidad orgánica, (su comunidad). Tienen que examinar siempre su conciencia y por este examen constante es que pueden lograr la libertad y la liberación de la personalidad.

Creo que recorrer este tipo de camino educativo tendrá un enorme impacto en nuestro presente / futuro. Sin embargo, es imprescindible recordar que la educación es una responsabilidad compartida por todos. Por lo tanto, el educador debera recibir el apoyo del gobierno, de la comunidad y de la familia de los alumnos.

El nuevo aspecto señalado anteriormente, debe proporcionar oportunidades significativas y procesos educativos para los niños, para que puedan alcanzar y adoptar un sentido de reflexión y consideración por la totalidad de la existencia humana.


Yudith Rosenthal
Directora del Centro de Capacitación Internacional Aharon Ofri 

© All Rights Reserved