El pequeño amigo, inteligente del maestro

Justo antes de entrar en la primera hora de clase 5 grado, el subdirector me advirtió: "El estudiante con una camisa gris - Ilan (nombre ficticio), es ... Olvídalo Él no está hecho para el estudio.".


Como cualquier nuevo maestro, esto me sonaba extraño, pero en realidad, todos mis intentos de interesar, explicar y atraer su atención durante varias clases, no tuvieron éxito. Justo antes de que desistiera y lo dejara “tranquilo”, vi algo que cambió toda la historia. Un minuto después de que sonó la campana, mientras que salía de la sala de clases, dos estudiantes vinieron corriendo hacia él y le dieron un teléfono móvil. Uno de ellos estaba en shock, tratando de explicar cuál era el problema con el dispositivo. Ilan ni siquiera lo dejó terminar y ya estaba funcionando de nuevo, listo para su uso. Vi lo que pasó, pensé por un instante, sonreí, me aproxime a Ilan y le dije: "Felicitaciones. Usted se han coronado como mi asistente para asuntos de teléfonos móviles inteligentes".


A partir de ese momento, en cada clase comenzaba dándole dos preguntas de trivia básicas, que Ilan las respondía en un tiempo récord - utilizando su teléfono móvil. Al principio, se trataba de preguntas fáciles, una búsqueda rápida en la red era suficiente para encontrar las respuestas pero con el paso del tiempo, las nuevas preguntas eran más complejo y comenzó a exigir comprensión y lógica. Cada día, Ilan estaba sentado alerta a la espera de las nuevas preguntas. A veces no podía encontrar la información pertinente o encontraba material más complejo que no estaba conectados directamente con la preguntaba. El estudiante que pensé que no quería estudiar demostró que si el aprendizaje era relevante y conectado con la realidad de los estudiantes, ‘grandes cosas podían suceder’.


A raíz de la experiencia con Ilan, otros estudiantes se interesaron ​​en utilizar el teléfono móvil en clase y es así que de a poco se convirtió en una herramienta de aprendizaje clave en el aula. El hecho de que todos los estudiantes tenían uno, lo hacía aún mejor, porque los estudiantes trabajaban en grupos y encontraban más material. Pronto descubrí que no son los teléfonos los inteligentes, sino los estudiantes - quienes saben cómo usarlos con eficacia y obtener grandes resultados. (‘Smartphone’ en ingles significa teléfono móvil inteligente)


Podemos querer a los teléfonos inteligentes u odiarlos, pensar que hacen un mundo mejor o hacen que nuestros estudiantes sean indiferente, pero no importa cómo los miremos. Ellos están aquí para quedarse y a diferencia de muchos inventos que el público objetivo eran los adultos (como el coche, la televisión, telégrafo, etc.); esto es una revolución que fortalece esencialmente a niños y adolescentes.


https://youtu.be/aXt_de2-HBE


Cada vez más jóvenes utilizan el teléfono móvil y el uso de estos dispositivos móviles creció y siguen creciendo de manera constante. En 2013, más del 90% de los jóvenes han utilizado su propio teléfono móvil; la mayoría de ellos son teléfonos inteligentes. Parece que los teléfonos inteligentes se están convirtiendo en algo muy popular y presente en el mundo de todos y creo que el Mundo de la Educación no es una excepción. Los educadores de hoy enfrentan un dilema, si luchar de contra la ‘ola’ o ‘navegarla’.


Es cierto que hay muchos desafíos en hacer que el teléfono inteligente se convierta en una herramienta de enseñanza y en un método de aprendizaje. Es cierto que muchos los ven como un dispositivo de distracción, también es cierto que gran parte del uso por parte de los jóvenes no está relacionado con el aprendizaje. Usarlos requiere de los maestros abandonar la zona de confort.


Pero vamos a soñar por un momento,

Pensemos en todas las ventajas que ofrecen los dispositivos móviles y lo que pasaría si tenemos éxito usándolos a favor de la educación. Pensemos en la capacidad de búsqueda de información fácil y la rápida comunicación con cualquier estudiante o grupo de estudiantes, utilizar la cámara como una herramienta para el desarrollo del aspecto visual del aprendizaje o incluso crear un proyecto de vídeo rápidamente. Imagínate la posibilidad de recibir realimentación de los estudiantes de forma instantánea y permitir que cualquiera pueda aprender de una manera interesante - a través de la lectura, ver, hablar, jugar, etc. Imagínate que puedes ampliar los límites de la clase y enviar a tus estudiantes de viaje como parte de su aprendizaje.


Los dispositivos móviles ofrecen una gran oportunidad y si decidimos aceptarla, la educación y la enseñanza estarán más conectadas con el mundo de los estudiantes.

Cómo lo hacemos? Aquí hay tres formas en que los teléfonos móviles inteligentes pueden servir para enseñar y aprender;


1. Recibir información instantánea durante la clase

Piense cuán efectivo sería, si haces una pregunta, y en lugar de dejar que los estudiantes levanten la mano para ver quién tiene la respuesta correcta, los dejas responder a la pregunta con sus teléfonos o tabletas. De esta manera puedes ver que piensan los estudiantes que tiene vergüenza de hablar frente a sus compañeros o no quieren hablar, y recibir "respuestas de cada uno de inmediato y segmentadas según las respuestas precisas”.


En vez de adivinar si los estudiantes entienden, puedes estar seguro. Si por ejemplo descubres que algunos estudiantes hicieron el mismo error - sabes lo que tiene que repetir o incluso encontrar un estudiante o estudiantes que lo explique en vez de ti.


Resulta que puedes hacer esto para tu próxima lección muy fácilmente. Existen una variedad de herramientas sencillas que permiten que lo hagas (a veces incluso sin teléfonos inteligentes) y puedes convertirte en la atracción entre los profesores. Por ejemplo Kahoot, pollev.


Y ¿cómo se ve en la práctica? He aquí un ejemplo de algunos de los usos de estos programas


https://youtu.be/i3brjHfb5Y4


2. Viajes entre sitios


Imagina una lección que se inicia en el aula y se mueve rápidamente para viajar de modo que combinan la red y el espacio físico. Uno de la manera más simple es el uso de códigos QR. Se trata de un código de barras que permite a través de un análisis rápido aprender o pasar por unas direcciones predefinidas. El código de barras puede ser escaneado usando cualquier dispositivo inteligente con una cámara y aplicaciones gratuitas.


La ventaja de código QR es que se puede usar en cualquier lugar; puedes enviarlo como una imagen o imprimir y colgarlo donde quieras. Puede generar códigos que apuntan a explorar un sitio, texto, información de contacto y muchas más opciones. Si se quiere producir estos códigos, puedes hacerlo con facilidad y de forma gratuita en muchos sitios, por ejemplo:

http://www.qrstuff.com/

https://www.the-qrcode-generator.com/


Un profesor en los Estados Unidos ha hecho un uso interesante de los códigos QR para enseñar a un estudiante que sufría dislexia severa. Cada mañana, cuando los estudiantes se reunían a recitar en clase, el estudiante permanecía frustrado ya que no podía descifrar las letras. Para hacerlo parte del ‘tiempo de lectura’, el maestro pidió a todos los estudiantes en la clase que se grabasen leyendo un libro a su elección. La grabación fue subida y se adjuntó un código QR. Cuando llegaba el ‘tiempo de lectura’ cada una podría elegir un libro, y el estudiante que tiene dificultades para leer podía elegir una historia, escanear el código y escuchar a uno de los compañeros leer, mientras que él sigue el texto, y aprender a reconocer palabras y letras.


Se puede usar estos códigos para enseñar - en lugar de escribir enlaces en la pizarra y pedir a los estudiantes copien; se puede hacer referencia a ellas fácilmente en cualquier lugar a través de los códigos. Por ejemplo, el código puede ser distribuido de modo que en cada grupo de estudiantes aprendan mediante el escaneo de los códigos. Decenas de opciones e ideas están en la web y esto ayuda a hacer la experiencia de aprendizaje más interesante y desafiante para los educadores y los estudiantes.


https://youtu.be/NRgWRXFXLQs


3. El mundo de las aplicaciones educativas


El principal uso de aplicaciones es a través de los móviles inteligentes. Nos encantan las aplicaciones y los utilizamos para casi todo, desde revisar el correo electrónico y actualizaciones de Facebook o para navegar en la red, jugando juegos o leer el diario. Es bastante sorprendente descubrir que el mercado de aplicaciones educativas es enorme - la categoría de aplicaciones educativas en la App Store de Apple es la segunda más grande - más grande que aplicaciones de negocios, entretenimiento o deportes.

                    

Una gran parte de las aplicaciones son gratis para descargar y se puede encontrar casi de todo tema de estudio o propósito educativo, juegos educativos para programar o incluso aplicaciones para ayudar a resolver las matemáticas. Las aplicaciones pueden ser fácilmente encontradas en varias tiendas de aplicaciones y en la web.

 

Gracias a Ilan, descubrí que no hay tal cosa como "no hecho para el estudio" - si hacemos el aprendizaje relevante y conectado con el mundo y las capacidades. También aprendí que la mayor razón para estar en contra de su uso puede en realidad ser un gran regalo para los que lo explotan y saben cómo usarlo a su favor. ¿Qué piensas de esto? Es mejor luchar en contra la ola o navegarla?


Roy Tzikorl (Chico)

Emprendedor educativo y social especializado en tecnologías combinadas y nuevas herramientas de comunicación en la educación. En los últimos años ha participado en la creación de una serie de iniciativas en el área de educación y la enseñanza superior.

“Es hora de que la educación” - Revista educativa líder de Israel 

(Traducido del hebreo)

© All Rights Reserved